El mensaje arqueológico de las cuevas es un enigma a descifrar en cada caso. En el que nos ocupa el desciframiento comenzó hace ya quince años, allá por 1980, cuando en un hermoso día de primavera y de la mano de Antonio Selva Iniesta subimos por primera vez a la cueva y comenzamos el calco de algunas de las inscripciones. El libro que tienes entre manos supone sólo un paso en la investigación. Hemos conseguido redactar una panorámica bastante completa del contenido de los textos; pero el problema o, mejor dicho, los problemas de la cueva siguen todos clamando por una formulación. La primera cuestión que suscita el estudio de una cueva es su morfología, su existencia y razón de ser por lo que es fundamental un acercamiento arqueológico arquitectónico a la misma y es lo que aqui primero hemos intentado. Hemos de agradecer al Profesor López Bermúdez su estudio sobre la geomorfología de la cueva que se avala por sí mismo y a los arquitectos Sres. J.L. García Aguinaga y José A. Villamor Pérez el trabajo de planimetría que presentamos y que permite captar el dato de primera importancia que es el carácter manufacto de la gruta.

Publicado: 20-01-1993

Artículos