La piscina de Bethesda en Jerusalén, lugar de sanación.

  • Guadalupe López Monteagudo
Palabras clave: aguas curativas, dioses sanadores, cristianismo, milagro de Jesús, Probática, Bethesda

Resumen

El conjunto arqueológico de Bethesda, en Jerusalén, englobado actualmente en el recinto religioso de Santa Ana, construido en el siglo XII, constituyó en la antigüedad un lugar de sanaciones en relación con el agua. En época neo-testamentaria ya existía un complejo religioso termal con fines curativos, integrado por varios baños subterráneos, que fue reutilizado en tiempos de la colonia Aelia Capitolina como santuario dedicado a Asklepios-Sarapis. En el siglo IV-V se construye sobre este lugar la iglesia bizantina de Santa María la Probática para conmemorar la curación milagrosa del paralítico por Jesús (Jn V 1-9), y en el XI un pequeño monasterio con el mismo fi n. Las excavaciones arqueológicas han sacado a la luz cinco niveles de ocupación, caracterizados todos por la presencia de estanques, cisternas y piscinas, así como exvotos, que ponen de manifiesto una utilización cultual del lugar entre los siglos II a.C. y el IV d.C.

Publicado
08-05-2015
Cómo citar
López Monteagudo, G. (2015). La piscina de Bethesda en Jerusalén, lugar de sanación. Antigüedad Y Cristianismo, (31-32), 223-234. Recuperado a partir de https://revistas.um.es/ayc/article/view/375901