Volver a los detalles del artículo La piscina de Bethesda en Jerusalén, lugar de sanación. Descargar Descargar PDF