Hacer la memoria de excavaciones de una campaña moderadamente breve consiste en describir lo más precisamente posible lo hallado en la misma. No siembre es fácil, porque para describir lo hallado es esencial el haberlo entendido, cosa que no suele ocurrir hasta que el excavador le va tomando el pulso al yacimiento, pero no resulta imposible un acercamiento a esa descripción elemental.

Agrupar y sintetizar el estudio de un yacimiento es cuestión compleja, porque además de describir es inevitable recrear la morfología del yacimiento, del tipo al que el yacimiento pertenece y llenar de carne y hueso la vida que en el lugar se vivió primero en cada una de sus etapas y luego formalizar la historia del asentamiento.

Publicado: 07-02-2006