Iberos, romanos, godos y bizantinos: el marco histórico de Begastri

  • Gregorio García Herrero
  • Anselmo José Sánchez Ferra

Resumen

Ya desde la primera campaña de excavaciones, se puso de manifiesto la existencia de un poblamiento ibérico en el Cabezo de Roenas (Cehegín-Murcia), caracterizado sobre todo por la presencia de materiales, principalmente cerámicos, típicamente ibéricos. Se constataron asimismo contactos comerciales de esta primitiva cultura indígena con otras, más avanzadas, del ámbito mediterráneo.

La problemática que plantea la existencia de esta primera comunidad no es el objeto del presente trabajo. Baste, pues, de momento, la constatación de su existencia1 como sustrato humano fundamental, base del desarrollo histórico posterior.

A partir del siglo II a. C., con el establecimiento del poder romano en la Península, se produce un primer gran cambio en las condiciones generales del área. En efecto, el hecho de que la cultura de los conquistadores fuera fundamentalmente urbana provocó que, «a medida que la penetración de las armas romanas iba ampliando el territorio conquistado, se hizo indispensable la organización urbana, ya que era en esas agrupaciones urbanas donde se encontraban los elementos fundamentales de la vida económica, política y cultural2», amén de que la ciudad, entendida al modo romano, constituía el soporte físico adecuado para garantizar la elevación del

nivel de vida sociocultural de los habitantes. En efecto. además de constituir un entramado ideal

Publicado
24-05-1984
Cómo citar
García Herrero, G., & Sánchez Ferra, A. J. (1984). Iberos, romanos, godos y bizantinos: el marco histórico de Begastri. Antigüedad Y Cristianismo, (1), 31-36. Recuperado a partir de https://revistas.um.es/ayc/article/view/49712
Sección
Artículos

Artículos más leídos del mismo autor/a