EL FIN DE BEGASTRI

  • Matías Sánchez-Carrasco Rodríguez
  • Agustín Rabadán Delmás

Resumen

El primer indicio que tenemos acerca de la posible decadencia de la ciudad de Begastri, es que tras asistir sus obispos a los concilios de Toledo que se celebraron a partir de 633 (IV concilio), Próculo estampa su firma en el 688 y desde entonces ya no aparecerá ningún obispo más que represente esta diócesis. La razón por la que esto sucede no es fácil de averiguar. Lo más probable es que se deba a una pérdida de importancia en el plano religioso, traslado de la sede episcopal, o por otras razones que nos son desconocidas. Esta desaparición podría explicarse si nos atenemos a la posibilidad de que Begastri no fuera una sede permanente y que por lo tanto, fuera sustituida por otra ciudad más floreciente, pues de por sí Begastri no tenía en su jurisdicción poblaciones importantes que justificasen la presencia de un obispado. Hemos de pensar que en aquella época la existencia de una sede episcopal implicaba, aparte de una basílica y posiblemente un palacio, la presencia de administradores, colaboradores, criados, etc. En definitiva, puede ser un foco de atracción para toda una infraestructura de desarrollo.
Cómo citar
Sánchez-Carrasco Rodríguez, M., & Rabadán Delmás, A. (1). EL FIN DE BEGASTRI. Antigüedad Y Cristianismo, (1). Recuperado a partir de https://revistas.um.es/ayc/article/view/49981
Sección
Artículos

Artículos más leídos del mismo autor/a