Cuerpos políticos en la zona de conflicto: Hannah Wilke o la teatralización de la feminidad en un espacio agonista

  • Ana Carceller Facultad de Bellas Artes de Cuenca
Palabras clave: Artes visuales, género, políticas, performance, feminismo

Resumen

En este ensayo se plantea la necesidad de revisar las respuestas hegemónicas a interrogantes que surgen en los momentos de fractura política en el seno de los grupos disidentes. Para ello se analiza el ejemplo de la artista Hannah Wilke, y más concretamente las razones que le llevaron a presentar el cartel Marxismo y arte. Cuidado con el feminismo fascista. El trabajo de Wilke es un claro ejemplo de cómo las herramientas teóricas no siempre pueden dar sentido a las acciones de los artistas en su contexto histórico. Al alejarlas de una perspectiva extra-discursiva de corte esencialista, propuestas como las de Wilke cobran un sentido diferente, mostrando la imposibilidad de plantear un cierre identitario en espacios democráticos activos.