La novela clementina: presentación de un dossier

  • Bernard Pouderon
Palabras clave: novela antigua, Clemente de Roma, Flavio Clemente, apóstol Pedro, Simón el Mago, ebionita, gnóstico, novela de edificación, novela de reconocimientos

Resumen

La novela pseudo-clementina, en sus dos recensiones, las Homilías griegas y los Reconocimientos latinos, derivados de un Grundschrift perdido (¿finales del s. II ?), merece sin duda ser incluida en el corpus de las novelas antiguas. Su intriga, que presenta un joven noble romano (Clemente), separado de su familia a causa de dramáticas circunstancias antes de conocer un desenlace feliz en la doble forma de conversión religiosa y de reencuentros familiares, corresponde al de las novelas llamadas de reconocimientos. A ella se añade el relato de un enfrentamiento teológico entre dos personajes, el apóstol Pedro y el proto-gnóstico Simon el Mago, que se enmarca en la tradición de los Hechos apócrifos cristianos y que da a la obra su caracter propiamente didáctico. De hecho, la intención del autor era la de edificar, y no la de divertir. La novela clementina contiene, así, numerosas enseñanzas, que los historiadores del cristianismo relacionan con la corriente judeo-cristiana llamada ebionita. Esta dualidad revela su doble origen, ya que, aunque la intriga derive probablemente de una novela pagana hoy perdida, ha sido objeto de una primera recuperación por un redactor judío (se trata del «Clemente judío», un personaje construido sobre el modelo del cónsul Flavio Clemente, mártir de la fe judía) con anterioridad a que un segundo redactor, de origen cristiano, le haya dado su aspecto definitivo, identificando al protagonista con Clemente de Roma, el sucesor de Pedro en la cátedra episcopal de Roma, y enlazando con la trama original, la de los reconocimientos, una segunda intriga, la del enfrentamiento entre Pedro y Simón.
Sección
Artículos