Manet: otra manera de mirar el mundo

  • Francisco Jarauta

Resumen

El 15 de mayo de 1863, en París, se inauguraba el Salon de Refusés, quince días después de la apertura del Salon oficial. Para unos y otros- Gaëtan Picon ha reconstruido la historia- era la primera vez que aparecía explícita la oposición entre un arte atento a la conservación de las convenciones y otro dominado por una invención permanente. Manet había colgado en el Salon de Refusés uno de sus cuadros emblemáticos, Le Déjeuner sur l ́herbe. Y junto a él otros trabajos de Whistler, Chintreuil, Fantin-Latour, Pisarro... que venían a reconocerse bajo el concepto de impresionistas. Éstos fueron vistos como lo opuesto a la gran pintura que de David a Delacroix había constituido el modelo admirable al que referirse e imitar, una tradición que ya Baudelaire había observado, en sus notas de 1846, expuesta al riesgo de su agotamiento: «Il est vrai que la grande tradition s’est perdue, et que la nouvelle n’est pas faite». (...)

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.
Cómo citar
Jarauta, F. (1). Manet: otra manera de mirar el mundo. Sociología Histórica, (4), 473-478. Recuperado a partir de https://revistas.um.es/sh/article/view/215621