EL CANTO GREGORIANO EN LA EDAD MEDIA: UNA INVESTIGACIÓN

  • Antonio Linaje Conde

Resumen

El nombre del canto gregoriano viene de su atribución al papa san Gregorio I el Magno (murió en el 604), lo cual es una simplificación de la realidad histórica, pero no carente de algún fundamento, ya que ese pontífice hubo de desempeñar un papel trascendente en su acuñación. El gregoriano era el canto litúrgico de la iglesia de Roma, influido por el galicano en la segunda mitad del siglo VIII, cuya extensión a todo el Occidente tuvo lugar a la vez que la del rito latino mismo, del cual era la expresión acústica. También se le ha llamado canto llano, planas, firmus, para contraponerle al polifónico o música figurada, ficta, mensúrala, aparecida en el siglo XIII. El primer canto litúrgico fue el responsorial, situándose en los siglos v al IX los propios de la misa y del oficio, y en esta última centuria la música de los textos poéticos y todo el kyriale romanum. Sus precedentes están en el canto judío del Templo de Jerusalén y la sinagoga, en ésta ya sólo la voz humana, perdida la instrumentación que hubo en aquél. Y la monodia romana tuvo también contactos con la oriental, la bizantina sobre todo. (...)

Biografía del autor/a

Antonio Linaje Conde
Universidad de San Pablo (CEU)
Cómo citar
Linaje Conde, A. (1). EL CANTO GREGORIANO EN LA EDAD MEDIA: UNA INVESTIGACIÓN. Medievalismo, (4). Recuperado a partir de https://revistas.um.es/medievalismo/article/view/50601
Sección
Saberes