El estudio arqueométrico de las ánforas vinícolas. Una nueva forma de aproximarnos al conocimiento de la producción y exportación del vino de la Tarraconensis

  • Verónica Martínez Ferreras
Palabras clave: Hispania Citerior-Tarraconensis, Gallia Narbonensis, vino, comercio, ánforas Tarraconense 1 y Pascual 1, análisis petrográfico

Resumen

Dado el carácter parcial y limitado de la información arqueológica disponible para el estudio de la producción vitivinícola en el noreste peninsular entre los siglos I a.C. y I d.C., este estudio pretende abordar el análisis de los procesos de producción y comercio de este excedente agrícola mediante el estudio de las ánforas utilizando metodologías ar- queológicas y arqueométricas. En él, se presentan los resultados del análisis petrográfico por lámina delgada de 58 ánforas de los tipos Tarraconense 1 y Pascual 1 procedentes de varios contextos arqueológicos de dos ciudades portuarias de la Gallia Narbonen- sis –Narbo Martius y Lattara–, fechados entre mediados del siglo I a.C. y época flavia. Mediante la comparación con la extensa base de datos que dispone el Equip de recerca Arqueològica i Arqueomètrica de la Universitat de Barcelona (ERAAUB) para este tipo de producciones anfóricas, el objetivo es llegar a identificar qué zonas productoras parti- ciparon de las transacciones comerciales con el sur de Francia, cuales fueron las primeras en exportar el vino y/o en que momento se incorporó cada una a este mercado.

El análisis petrográfico de la proveniencia de las 58 ánforas evidencia la participa- ción gradual y desigual de las diversas zonas productoras en los mercados galos. En un primer momento (50-25 a.C.), se observa en Narbona y Lattes un claro protagonismo de las ánforas provenientes de centros de producción anfórica emplazados en el ter- ritorio de Iluro (Mataró). En cambio, a partir del reinado de Augusto se diversifica notablemente la proveniencia de las ánforas, participando de estas transacciones no sólo los talleres del área de Iluro sino también los situados en el ager de Baetulo (Badalona) y Barcino (Barcelona) y, en menor medida, en la cuenca inferior del río Llobregat y de algunos talleres emplazados en el norte y sur de Cataluña. Finalmente, este estudio demuestra que la gran demanda de vino proveniente del Noreste de Hispania generada en la Gallia Narbonensis fue suplida, mayoritariamente, por el excedente vinícola pro- cedente del litoral central catalán.

Publicado
22-06-2015
Sección
Estudios