“¡Levantaos, muertos de Verdún!” Una historia cultural del espiritismo tras la Gran Guerra

  • Pablo Santoro Domingo
Palabras clave: historia cultural, Primera Guerra Mundial, espiritismo, trauma, luto

Resumen

En la secuencia final de J’Accuse, la mítica película antibelicista que Abel Gance rodó tras la Gran Guerra, el veterano desquiciado que protagoniza el film arenga a los soldados caídos en el campo de batalla: “Morts de Verdun, levez-vous!”. Y “con la figura terrosa y las órbitas llenas de estrellas”, los caídos le responden: un ejército de espectros brota de la tierra y se esparce en todas direcciones. Pero el retorno de los muertos después de la I Guerra Mundial fue, en cierto sentido literal, y no sólo por los miles de excombatientes que, mutilados y enmudecidos, retomaron temblorosamente la existencia civil. El final de la guerra dio lugar – sobre todo en Inglaterra pero también en otros países europeos participantes en la contienda – a un resurgimiento de las prácticas espiritistas y de las ceremonias de comunicación con los muertos. El presente artículo, dentro de una reflexión más amplia sobre la interpretación de materiales sociohistóricos “heterodoxos”, que ponen en cuestión la división nítida entre verdad y ficción, presenta y analiza este fenómeno histórico como una de las respuestas al trauma bélico. De especial interés resulta la centralidad asignada en este período a la fotografía de espíritus, lo que nos conducirá a reflexionar sobre el papel que cumplen las fotografías en algunos procesos de duelo.
Cómo citar
Santoro Domingo, P. (1). “¡Levantaos, muertos de Verdún!” Una historia cultural del espiritismo tras la Gran Guerra. Sociología Histórica, (4), 289-321. Recuperado a partir de https://revistas.um.es/sh/article/view/215561