CUANDO DUELE… DUELE DE VERAS… EL NIÑO CON DREPANOCITOSIS.

Autores/as

  • M. A. S. Curado
  • M. I. da C. Malheiro
  • M. C. Gomes
  • M. Videira
  • P. Dias
  • C. Gaspar
  • E. Vaz
DOI: https://doi.org/10.6018/eglobal.5.2.297
Palabras clave: joven, dolor, enfermedad crónica, drepanocitosis/anemia falciforme, jovem, dor, doença crónica, drepanocitose/anemia falciforme

Resumen

En los niños portadores de drepanocitosis, el dolor tiene la particularidad de ser persistente a lo largo de la vida, con múltiples episodios recidivantes que la mayoría de las veces llevan al internamiento, que puede ocurrir, por lo menos, una vez por año, pudiendo alcanzar quince o más en el mismo espacio de tiempo (Potts y Mandleco, 2002). A pesar de todo lo que refieren los diferentes autores y de lo que sabemos en relación a la problemática del dolor, podemos constatar que éste es, con frecuencia, incomprensiblemente infravalorado por algunos profesionales de salud. Siendo el dolor uno de los síntomas con mayor carga negativa tanto a nivel físico como psicológico y emocional, debe ser entendido como un fenómeno global y abordado de forma holística. Objetivos: Identificar el significado del dolor para el niño/joven con drepanocitosis. Identificar los factores facilitadores en los periodos de crisis dolorosa durante la hospitalización. Identificar los factores que intensifican la crisis dolorosa en el momento de la hospitalización. Metodología: Del análisis de las entrevistas de focus group a 10 jóvenes con drepanocitosis (12-16 años) se identificaron las dimensiones: significado, vivencias, sistemas de apoyo y sugerencias que los jóvenes refieren para minimizar el dolor durante la hospitalización. Resultados: Los jóvenes atribuyen un significado negativo al dolor (experiencia traumática). Parecen relacionarse con las situaciones adversas resultantes de los tratamientos agravados por la soledad nocturna; la ausencia de persona significativa y presenciar el sufrimiento “del otro”. Como experiencias favorables aparecen la relación interpersonal con el equipo de salud; la permanencia de las visitas; la eficacia y rapidez en los “tratamientos” y la práctica religiosa asociada a sus creencias. Estar enfermo está asociado al miedo de morir, al dolor y al sufrimiento, de modo que la proximidad del equipo de salud y la permanencia de las visitas puede funcionar como elemento facilitante.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.
Publicado
02-10-2007
Cómo citar
[1]
Curado, M.A.S., Malheiro, M.I. da C., Gomes, M.C., Videira, M., Dias, P., Gaspar, C. y Vaz, E. 2007. CUANDO DUELE… DUELE DE VERAS… EL NIÑO CON DREPANOCITOSIS. Enfermería Global. 5, 2 (oct. 2007). DOI:https://doi.org/10.6018/eglobal.5.2.297.
Número
Sección
Clínica