LOS ÁNGELES NO SUEÑAN

Autores/as

  • Fernando Mora Zahonero
DOI: https://doi.org/10.6018/azufre.462811
Palabras clave: Ángel, palabra, ciencia de las letras, sufismo, Corán, lenguaje de los pájaros, funciones angélicas, ser humano perfecto

Resumen

Resumen: Ante un mundo «desangelado» como es el nuestro, cobran especial importancia
las visiones no sólo espirituales, como puedan ser el cristianismo o el islam, sino también
psicológicas, como la psicología junguiana, que tratan de restituir la sacralidad del mundo a
su justo lugar. Tanto Ibn ʿArabī como Sohravardī son grandes exponentes tradicionales de la
dimensión angelical de la existencia, siguiendo los lineamientos instaurados por el Corán de
que la creencia en los ángeles constituye un principio irrenunciable de la fe musulmana. El
ángel es el mensajero de lo invisible o «hermeneuta del silencio divino». No sólo es portador
de la palabra divina, como en el caso de Gabriel anunciándose a María o revelando el Corán
a Muhammad, sino que la misma palabra es un ángel que se hace carne cuando hablamos,
lo cual entronca de pleno con la ciencia de las letras (ʿilm al-ḥurūf), propia del sufismo, donde
cada letra es considerada un ángel. El idioma de los ángeles también es sinónimo del célebre y misterioso «lenguaje de los pájaros», dominado por el profeta Salomón. Este idioma original,
este lenguaje de los pájaros, es el que permite, según la tradición bíblica, que Adán asigne
nombre a cada cosa y también el que lo lleva a entablar un fructífero diálogo con todo lo que
le rodea, ya sea mineral, vegetal o animal. La nostalgia del Edén –escribe el poeta José Ángel
Valente– es el deseo de reconstruir ese lenguaje primigenio en la situación de no-dualidad
del paraíso, en el que las palabras eran cosas y las cosas palabras. Existen, según el islam,
distintas categorías de ángeles, cumpliendo diferentes funciones, desde la Revelación, hasta
cuidar de la lluvia, las plantas y otros seres y regir los movimientos planetarios o el desarrollo
del feto, etcétera. A pesar de lo anterior, Ibn ʿArabī también nos dice que el ser humano
perfecto (al-insān al-kāmil) tiene una posición preponderante sobre los ángeles, puesto que es acreedor de todos los nombres divinos, tanto los de rigor como los de misericordia, mientras que los ángeles tienen un predominio limitado sobre estos nombres. Es por eso que Dios ordena a los ángeles que se postren ante esa criatura paradójica y magnífica que es el ser humano primordial, quien a diferencia de ellos es un ser completo que puede mostrar una
aproximación más integral a la naturaleza de la realidad.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Citas

Gilbert Durand, La imaginación simbólica. Madrid, Amorrortu, 2007.

Henry Corbin, El hombre de luz en el sufismo iranio. Madrid, Ediciones Siruela, 2000.

Ibn al-Arabi, Textos espirituales. Madrid, Editorial SUFI, 2004.

---------------, The Bezels of Wisdom (traducción e introducción de R.W.J. Austin), Nueva York, Paulist Press, 1980.

James Hillman. Re-imaginar la psicología, Madrid: Ediciones Siruela, 1999.

Miguel Cruz Hernández, Historia del pensamiento en el mundo islámico. Tomo I: Desde los orígenes hasta el S.XII. Madrid, Alianza editorial, 1981.

Pierre Lory, «Les anges dans l’islam». París, Connaissance des religions, 2004, pp.155-166. https://halshs.archivesouvertes.fr/halshs-00323707

Sihaboddin Yahya Sohravardi, El encuentro con el ángel: Tres relatos visionarios comentados y anotados por Henri Corbin.

Madrid, Editorial Trotta, 2002.

Titus Burckhart, Clave espiritual de la astrología musulmana según Muhyidín Ibn Arabí. Palma de Mallorca, José Olañeta, 1984.

Publicado
10-01-2021 — Actualizado el 31-12-2020
Cómo citar
Mora Zahonero, F. (2020). LOS ÁNGELES NO SUEÑAN. El Azufre Rojo, (8). https://doi.org/10.6018/azufre.462811
Número
Sección
Artículos