Llamada a contribuciones para el número especial "Entornos personales de aprendizaje: Desafiando los ecosistemas conectados con la agencia de las personas"

04-12-2021

Número Especial de la Revista de Educación a Distancia (RED).  Llamado a propuestas.

Título y tema:

Entornos personales de aprendizaje: Desafiando los ecosistemas conectados con la agencia de las personas

 Plazo final: 5 de junio de 2022

Fecha final de notificación sobre aceptación : 15 de julio de 2022

Publicación: Otoño de 2022

Guest Editors:

Linda Castañeda, Universidad de Murcia (España)

Graham Attwell, Pontydysgu (Reino Unido)

Nada Dabbagh, George Mason University (EEUU)

Justificación

Han pasado casi dos décadas desde los primeros debates de los tecnólogos de la educación sobre los PLE en la educación a raíz de la evolución de los VLE tras la llegada y popularización del uso del software social, allá por 2004. En 2007, Attwell (2007) explicó que el término Entorno Personal de Aprendizaje (y su acrónimo PLE) no se refiere a un servicio o aplicación específica, sino a una idea o concepto de cómo la gente se acerca al aprendizaje.

La última década, especialmente el periodo de la emergencia mundial CoVid-19, llevó a comprender que un aprendiz realmente exitoso de cualquier edad es aquel que es capaz de integrar conocimientos de diferentes fuentes y personas. Además, la abundancia de recursos digitales disponibles ha permitido el aprendizaje autónomo y permanente; además de haberlos considerado necesarios en un mercado laboral cada vez más evolucionado y globalizado (Sagitova, 2014). Esta necesidad de gestionar e integrar diferentes fuentes de aprendizaje en diferentes momentos vitales se refleja en la definición de 2018 de las competencias críticas para el aprendizaje permanente –en concreto en la de competencia para el aprendizaje personal y social (Personal, social and learning to learn competence)– planteada por la Unión Europea (Unión Europea, 2018).

El PLE se puede caracterizar como una realidad tecno-social que encarna el entramado socio-material con el que las personas aprenden, además de un enfoque que promulga las ideas contemporáneas sobre cómo las personas aprenden (Dabbagh & Castañeda, 2020). La ecología del aprendizaje materializada en el PLE y su carácter educativo disruptivo, lo posicionan como un marco que aborda los desafíos del aprendizaje continuo y empodera a los aprendices para desarrollar la agencia para el aprendizaje permanente. Imaginamos el PLE como el núcleo de un ecosistema de actividades de aprendizaje que es diverso, personalizado, social, adaptativo, integrado y transparente, permitiendo la creación de una red que apoya a los apredices como compañeros, creadores y emprendedores y agentes de su propio aprendizaje.

Uno de los atributos más prometedores de los PLE, que remarca ese carácter disruptivo para la educación, radica en su capacidad de conectar experiencias de aprendizaje formal, no formal e informal de forma fluida (Castañeda et al., 2022).  Al integrar esas experiencias, los PLE potencialmente harían del aprendizaje permanente o continuo un objetivo alcanzable. Más concretamente, los PLE permiten a las personas aprovechar la tecnología para construir y seguir itinerarios educativos significativos, adaptables y flexibles que se adapten a sus objetivos de aprendizaje, trabajo y vida, y convertirse así en agentes y curadores exitosos de su aprendizaje a lo largo de su vida.

Los PLE -como idea, enfoque y concepto- han demostrado el potencial de apoyar un ecosistema de aprendizaje digital centrado en el alumno que es diverso, individualizado, adaptable, integrado, transparente y basado en las habilidades. En un PLE, el núcleo del control se desplaza desde la institución a las personas, ayudándoles a tomar el control de su aprendizaje y a construir una ciber-infraestructura personal y un ecosistema de aprendizaje que extienda el aprendizaje más allá de los límites del aula, de la institución o de la organización, utilizando herramientas distribuidas y portátiles.

Debates recientes han sugerido que, con la disponibilidad actual de recursos digitales, entender qué es un PLE y remodelar los sistemas educativos para reubicar el PLE en el centro de las propuestas educativas, es más urgente que nunca. Sin embargo, existen retos y barreras que debemos identificar, reflexionar y explorar.

Los PLE, lejos de los enfoques de “educación personalizada” (personalized learning) tradicionales que abogan por una automatización de la personalización, hacen hincapié en la importancia del papel de los aprendices, así como en las conexiones de las personas, los objetos, los recursos y las motivaciones para el aprendizaje y las posibilidades del aprendizaje conectado (Networked Learning Editorial Collective (NLEC), 2020; Bender & Peppler, 2019).

Los PLE también ilustran la creciente importancia de lo que ahora se denomina competencia digital, cuando entienden que, de hecho, la falta de competencia digital entre estudiantado (y profesorado) constituye un obstáculo considerable para el desarrollo de los PLE. Además, la competencia digital es fluida y cambia rápidamente a medida que la digitalización se acelera y cada vez más definiciones de esa misma competencia incluyen enfoques críticos que promueven la agencia de los aprendices como elemento fundamental que la constituye.

Además, el creciente uso grandes masas de datos en la educación (los conocidos como big data, o en su versión educativa: learning analytics) y el rápido avance en la adopción de aplicaciones basadas en la Inteligencia Artificial (IA) han llevado a una creciente preocupación por la ética. En la actualidad, esto tiende a estar vinculado a cuestiones particulares - por ejemplo, el sesgo en la selección basada en la IA, el carácter no inclusivo de los servicios de supervisión en línea y la preocupación por la vigilancia (proctoring) de las aplicaciones que controlan la atención y la motivación de los estudiantes.

Se han hecho varios llamamientos a la creación de marcos éticos y códigos de buenas prácticas. Seguramente uno de los conceptos más interesantes a definir sería la idea de la práctica ética (de manera que refleje la reciente atención a la práctica educativa abierta). La práctica ética sería una práctica educativa que fuese más allá del apoyo, la atención, la equidad y la metacognición, e incluyese el trabajo con el estudiantado para fomentar el desarrollo integral de su PLE.

Este número especial pretende ser esfuerzo para explorar colectivamente los desafíos y nuevas vías de exploración para adoptar el PLE como un enfoque legítimo para el aprendizaje autónomo y a lo largo de toda la vida; y entendido además como una forma de compromiso educativo con el cambio contextual. Para ello invitamos a equipos de autoría a presentar artículos originales –de reflexión teórica fundamentada o de investigación básica o aplicada–en torno a los temas que se indican a continuación:

Temas

  • PLE: Teorías y marcos conceptuales
  • PLE y Aprendizaje en red/conectado
  • La IA y el uso de datos para el PLE
  • PLE y didáticas emergentes
  • Los PLE en contextos formales, informales y de aprendizaje permanente
  • PLE, nuevas alfabetizaciones, identidad, apropiación y agencia
  • PLE y educación abierta
  • Desafíos futuros para la reflexión sobre el PLE

Referencias

Attwell, G. (2007). Personal Learning Environments—The future of eLearning? ELearning Papers, 2, 8.

Bender, S., & Peppler, K. (2019). Connected learning ecologies as an emerging opportunity through Cosplay. Comunicar. Media Education Research Journal, 27(1). https://doi.org/10.3916/C58-2019-03

Castañeda, L., Tur, G., Torres-Kompen, R., & Attwell, G. (2022). The Influence of the Personal Learning Environment Concept in the Educational Research Field: A 2010-2020 Systematized Review. International Journal of Virtual and Personal Learning Environments (IJVPLE), 12(1), 1-16. https://doi.org/10.4018/IJVPLE.2022010102

Dabbagh, N., & Castañeda, L. (2020). The PLE as a framework for developing agency in lifelong learning. Educational Technology Research and Development, 68(6), 3041-3055. https://doi.org/10.1007/s11423-020-09831-z

European Union. (2018). Key Competences for Lifelong Learning (p. 104) [Proposal for a Council Recommendation]. European Commission.

Networked Learning Editorial Collective (NLEC). (2020). Networked Learning: Inviting Redefinition. Postdigital Science and Education. https://doi.org/10.1007/s42438-020-00167-8

Sagitova, R. (2014). Students’ Self-education: Learning to Learn Across the Lifespan. Procedia - Social and Behavioral Sciences, 152, 272-277. https://doi.org/10.1016/j.sbspro.2014.09.194

Instrucciones para autores:

La extensión recomendada de los trabajos es de un máximo de 8000 palabras (excluyendo referencias, figuras y tablas). Nunca más de 40 páginas utilizando la plantilla de la revista https://www.um.es/ead/red/plantilla_RED_es.docx
o siguiendo las instrucciones para autores disponibles en la pagina web de la revista https://revistas.um.es/red/about/submissions#authorGuidelines

Sobre la Revista de Educación a Distancia (RED)

RED es una revista internacional de acceso abierto revisada por pares. RED se encuentra en el Q3 de la categoría Education de SJR y en el 64º centil de CiteScore de Scopus Elsevier (Q2). También está en el puesto 22 del top 100 de Google Scholar Metrics en español. Índice H5 = 29 y mediana H5 = 42 y está indexada en varias listas de indexación de calidad https://www.um.es/ead/red/estandares.htm 

La publicación en RED es gratuita y los trabajos aceptados se publicarán bajo una licencia Creative Commons 4.0.