Lo posible se hizo real. La Revolución de octubre cien años después

  • Joaquín Aparicio Tovar

Resumen

“El mundo va a cambiar de bases, los nada de hoy todo han de ser”, dice un verso de la Internacional que expresa la esperanza de una gran mayoría de la población de vivir en un mundo en el que impere la justicia social con pleno disfrute de la igualdad y la libertad. Un mundo en el que se viva “sin trabas que obstaculicen nuestro pleno desarrollo” y todos los seres humanos gocen del “derecho a participar equitativamente de los bienes naturales y de los frutos de nuestro trabajo”2. En los inicios del siglo XX las organizaciones del movimiento obrero, sus partidos y sindicatos, veían el advenimiento de ese mundo a través de los cambios profundos de la sociedad que traería la revolución, continuando así la línea de la Gran Revolución inglesa del siglo XVII, la francesa de 1789, el ciclo de revoluciones de 1848 y, en especial, la Comuna de París de 1871. A partir de la Comuna la revolución que movilizaba a los trabajadores no era meramente política, sino una que cambiase toda la estructura de las clases sociales, el Estado mismo y supusiese una ruptura con el pasado para inaugurar un mundo nuevo en el camino de una sociedad sin clases y sin Estado. 

Publicado
22-12-2017
Cómo citar
Aparicio Tovar, J. (2017). Lo posible se hizo real. La Revolución de octubre cien años después. Sociología Histórica, (8), 41-63. Recuperado a partir de http://revistas.um.es/sh/article/view/315441